Dieta para Artritis - VENEZUELA: 3 razones para detener un régimen alimenticio.


Dieta para Artritis - VENEZUELA: 3 razones para detener un régimen alimenticio.


Considerar el final prematuro de una cura de adelgazamiento no es algo evidente cuando se ha empezado. Hacer un régimen puede ser algo realmente duro, sobre todo si es la primera vez que se realiza. Seguir un programa para adelgazar (y tener éxito) requiere una gran motivación, perseverancia, trabajo, entrega, concentración, y conocer los objetivos adecuados. Entonces, cuando llega el momento de detener el régimen antes de tiempo, se presentan muchas dudas.

Sin embargo, incluso si se tiene necesidad de seguir un plan para adelgazar para perder peso y mejorar la salud, ciertas situaciones no nos deben hacer dudar a la hora de detenerlo. Algunos casos exigen en efecto poner punto y final, al menos de momento, y luego hacer una evaluación posterior.

#1 Heridas y traumatismos físicos 

Se trata probablemente de una de las razones más habituales que empujan a la gente a interrumpir un régimen. Para muchas personas, realizar un entrenamiento físico de alta intensidad como el aeróbic, el baile, o el kickboxing exige esfuerzos suplementarios para que el cuerpo se mueva. Los movimientos implican habitualmente la carrera o el sprint, el salto, la tracción, etc.

En todo caso, estos ejercicios físicos de alta intensidad pueden provocar heridas como fracturas, torceduras, artritis cronica, heridas causadas por algún tipo de accidente, como una hemorragia interna. El ejercicio se debe detener inmediatamente, y acudir al hospital o a un establecimiento médico. Por supuesto, hay que detener el régimen hasta que el problema físico o traumatismo esté completamente curado.

#2 Comidas mal planificadas o mal preparadas 

Si se sigue un régimen que requiere comer 1000 calorías o menos al día, se debe suspender esta dieta demasiado restrictiva en cuanto se pueda y volver a planificar lo que se debería comer.

Comer menos calorías ayuda a adelgazar, pero esta restricción calórica priva igualmente al cuerpo de muchos nutrientes esenciales para garantizar su buen funcionamiento. Una carencia severa en glúcidos (los nutrientes que dan energía) debilita el cuerpo.

En caso de carencia severa de glúcidos, se es menos capaz de desplazar el cuerpo durante las actividades físicas cotidianas y todavía menos durante los ejercicios físicos. La mayoría de las veces, conviene revisar la composición de las comidas durante un régimen hipocalórico. Si no se comen alimentos adecuados, conviene detener lo antes posible el régimen y revisar la alimentación que se adoptó durante esa dieta.

#3 El régimen no funciona 

La mayoría de los regímenes funcionan a condición de seguirlos a la letra. No se puede hacer ejercicio al tiempo que se come un gran helado de chocolate al día, y además esperar poder adelgazar.

Si se adopta una rutina de ejercicios físicos suficientemente regular, siguiendo una alimentación equilibrada y sana (que aporte menos calorías que las necesarias al día), se pueden perder esos kilos superfluos. Si se continúa comiendo hamburguesas, patatas fritas, chocolate, helado y otros alimentos grasos, lo más posible es que el régimen fracase a pesar de hacer ejercicio. En este caso, conviene detener la dieta inmediatamente y repensar el objetivo, la motivación, el dinamismo y la concentración.

Para obtener mas informacion (hacer clic aquí)

[1esteban1]